La gripe A y el embarazo|Enfermedades y Sindromes

Amplio resumen de las enfermedades y sindromes más raras que existen en nuestro planeta.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

La gripe A y el embarazo


Aunque la mayoría de las embarazadas que han pasado la gripe A han tenido sólo síntomas leves, su sistema inmune es más débil y, como consecunecia, tienen más riego de tener complicaciones al contraer esta enfermedad.


Durante la gestación el sistema inmune de la embaraza está algo más débil. Esto se produce para que pueda tolerar la presencia del niño en su cuerpo pero también es el motivo por el que pueden tener un mayor riesgo de complicaciones en las mujeres embarazadas que contraen la gripe, sobre todo a partir del segundo trimestre. Por eso, éste es uno de los colectivos prioritarios para la vacunación. Y por eso, se recomienda a las gestantes evitar el contacto cercano con personas infectadas por el nuevo virus.

No obstante, el doctor Avelino Gutiérrez tranquiliza a las futuras mamás sobre la salud de su hijo: “En principio, los virus gripales no son teratogénicos, es decir, que no generan problemas graves en el feto, como ocurre con otros, como el de la rubéola, que si se contrae en la gestación, sobre todo en el primer trimestre, puede causar malformaciones congénitas”.

Y si la gripe común estacional no tiene este riesgo, continúa este especialista en Microbiología, no hay razón para pensar que el nuevo virus sí lo vaya a tener.

Por otra parte, la mayoría de mujeres embarazadas que han pasado la gripe han tenido sólo síntomas leves. Aún así, si estás embarazada y comienzas con síntomas de gripe debes ponerte en contacto con tu médico lo antes posible para que realicen una valoración individual de su caso.

Si tienes fiebre...

La fiebre suele estar presente en el 97% de los casos de mujeres embarazadas que padecen la gripe A. Si tienes fiebre, debes bajarla de inmediato con paracetamol –un medicamento seguro en el embarazo–, ya que este síntoma se ha asociado a un incremento de defectos del tubo neural cuando ocurren en el primer trimestre de gestación y a otros problemas neonatales. Controlar la fiebre es un objetivo prioritario del tratamiento médico.

Aunque en la fase actual de la pandemia sólo se aconseja hacer análisis del virus en los casos graves que requieren hospitalización, la embarazada constituye una excepción, y debe confirmarse el diagnóstico, para evitar un tratamiento innecesario. No obstante, según asegura el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos, los beneficios de usar un tratamiento con antivirales superan los riesgos.

De hecho, muchas embarazadas han tenido que ser tratadas con estos medicamentos y hasta la fecha no se han notificado efectos adversos graves. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad aconseja ser prudentes y sólo usarlos cuando una valoración individual cuidadosa indique que los beneficios podrán superar los posibles inconvenientes.

No hay comentarios:

Sigueme en tu Email