Casos raros: Una inglesa con migraña se despierta hablando con acento francés|Enfermedades y Sindromes

Amplio resumen de las enfermedades y sindromes más raras que existen en nuestro planeta.

martes, 24 de mayo de 2011

Casos raros: Una inglesa con migraña se despierta hablando con acento francés



No es algo nuevo que una persona se despierte después de un coma, una crisis nerviosa o algo similar hablando con otro acento, incluso otro idioma que no conocía.

La protagonista de tan singular hecho se llama Kay Russell, tiene 49 años, y vive en Gran Bretaña.

Una mañana del pasado mes de enero, al despertar tras una migraña intensa, notó algo extraño en su manera de hablar la lengua inglesa (la suya de siempre): la entonación correspondía a la de una persona francesa. ¿El motivo? Aquí empiezan las elucubraciones.

“Es que había estado muchas veces en Francia anteriormente” pensarán algunos. Pues lo cierto es que, según admitía ella, sólo había pisado suelo francés en dos ocasiones.

“Su trabajo comporta una utilización frecuente del francés”, esgrimirán otros. Tampoco es el caso: Kay trabaja de ejecutiva comercial; y bien sabido es que, internacionalmente, la lengua comercial por excelencia no es el francés.

La explicación es mucho más simple: el denominado "Síndrome del acento extranjero". ¿Y eso qué es? Como pueden ustedes suponer, se trata de una enfermedad muy poco frecuente (alrededor de 60 casos conocidos desde 1941, año en que comenzó el registro de esta entidad), y que puede aparecer si el cerebro sufre lesiones en determinadas zonas. La migraña, si lo pensamos detenidamente, no es más que un problema vascular, que puede complicarse con infartos a nivel de diversas zonas cerebrales.

Por lo tanto, se deduce que hay una zona cerebral que “se encarga” de aportar el acento con el que cada uno habla un idioma determinado. Este acento, en muchas ocasiones, se caracteriza por rasgos tales como de qué forma pronunciamos la “r” –rasgo distintivo del francés-, o si utilizamos o no determinados sonidos consonánticos.

Y quizás sea este el motivo por el que, una vez que adquirimos un acento determinado al hablar (que suele ser el acento de las personas que nos rodean), y después de que la zona cerebral encargada de ello madure, nos cueste tanto cambiar nuestro acento al utilizar otro idioma. Debe ser por eso que, cuando escuchamos hablar en inglés a Pedro Almodóvar, o de forma más prolífica, a Penélope Cruz o a su marido, los entendemos más fácilmente que a alguien con un acento diferente al nuestro.

Otro condicionante a la hora de aprender idiomas los pueden encontrar en la siguiente página. Si recuerdan, hace algunas semanas repasábamos los motivos por los que nos cuesta tanto aprender una lengua diferente a la nuestra, sobre todo cuando somos mayores.

Quizás en lo explicado hasta ahora radique la razón por la que nos cuesta tanto coger el acento adecuado del idioma que estamos aprendiendo, y que por ello se nos note tanto que hablamos Spanglish (yo el primero).

De todas formas, seguro que se preguntan: “De acuerdo: habla en inglés con acento francés. ¿Qué importancia tiene esto?” Pues la verdad es que Kay Russell siente que ha perdido algo de su identidad, una parte importante de su ser, hasta el punto de, como ella dice, tener: ...“la sensación de parecer ante los demás como una persona diferente”.

Y si el caso de Kay Russell les ha dejado boquiabiertos, nuestra siguiente protagonista, también afectada por el síndrome del que hoy nos ocupamos, va más allá. También británica, Sarah Colwill ha presentado, como resultado también de una crisis migrañosa intensa, un cambio en su pronunciación del inglés. Pero, en este caso, Sarah tiene acento… ¡Chino!

Fuente

No hay comentarios:

Sigueme en tu Email