Trastornos: El 'síndrome del emperador' o del 'hijo tirano'|Enfermedades y Sindromes

Amplio resumen de las enfermedades y sindromes más raras que existen en nuestro planeta.

lunes, 30 de mayo de 2011

Trastornos: El 'síndrome del emperador' o del 'hijo tirano'



Cuando se hacen públicos casos de padres maltratados por sus hijos uno tiende a preguntarse qué falló en esos casos, e inconscientemente se revisa la relación que cada uno tiene con sus hijos para tratar de detectar deficiencias educativas que estén contribuyendo a la crianza de un 'enemigo en potencia'. En esos casos es inevitable preguntarse si estamos siendo demasiados permisivos con nuestros pequeños 'angeles' y tranquilizamos nuestras conciencias diciéndonos que la nuestra no es una "familia de riesgo". Pero caemos en tópicos que desmienten los especialistas.

La causa del síndrome del emperador no son los padres permisivos". "Un padre excesivamente permisivo tiene como resultado un hijo caprichoso e irresponsable, pero no un hijo violento, salvo que esa permisividad implique una falta mínima de atención, en cuyo caso ya hablamos de padres negligentes (una forma de maltrato). La violencia hacia los padres exige que el niño no haya desarrollado la conciencia (los principios morales que incluyen el sentimiento de culpa)"

"La violencia del síndrome del emperador se basa en dos aspectos: uno, una predisposición constitucional consistente en tener muchos problemas para sentir emociones morales y, por ello, para desarrollar la conciencia; y dos, un ambiente que no es lo suficientemente apropiado para inducir el autocontrol".

Pero el sentimiento de culpa y frustración que sufren los padres que han tenido que denunciar a sus propios hijos es evidente, incluso para la propia Fiscalía del Estado, que recomienda a los fiscales de estos casos "desplegar toda la sensibilidad requerida en el tratamiento de unas personas que normalmente, cuando dan el paso de denunciar a sus descendientes, se encuentran totalmente desbordadas, derrotadas e impotentes, conscientes de su fracaso como padres y con un dolor insondable por denunciar a su hijo".

Existen tres síntomas fundamentales, que pueden dar pistas a los padres y que se observan en la segunda infancia (6-11 años): "Primero, una incapacidad para desarrollar emociones morales (empatía, amor, compasión, etc.) auténticas; ello se trasluce en mucha dificultad para mostrar culpa y arrepentimiento sincero por las malas acciones. Segundo, una incapacidad para aprender de los errores y de los castigos. Ante la desesperación de los padres no parece que sirvan regañinas y conversaciones: él busca su propio beneficio. En tercer lugar, conductas habituales de desafío, mentiras e incluso actos crueles hacia hermanos y amistades".

El papel de la televisión y los videojuegos:

Si en algo coinciden también los psicólogos al tratar de explicar el complejo cúmulo de circunstancias que se dan en los casos de 'hijos tiranos' es que es importante dedicar tiempo a la educación de los hijos. "Sin cantidad no hay calidad",  "el tiempo para la educación es imprescindible, si no estamos con nuestros hijos, ellos están con las niñeras electrónicas, que antes eran los televisores y ahora son los ordenadores e Internet".

 "Hoy en día hay un competidor brutal frente a una educación moralmente comprometida: la televisión y los videojuegos. La televisión enseña valores muy hedonistas y consumistas. También enseña conductas violentas. Los videojuegos pueden todavía ser más dañinos en este sentido. Con los hijos tiranos el efecto de los medios es muy relevante, porque refuerzan la idea de que lo importante es triunfar obteniendo lo que uno quiere y sin que importen gran cosa los demás".

No hay comentarios:

Sigueme en tu Email