¿Funcionan los caramelos para la garganta?|Enfermedades y Sindromes

Amplio resumen de las enfermedades y sindromes más raras que existen en nuestro planeta.

viernes, 6 de enero de 2012

¿Funcionan los caramelos para la garganta?


                                

El invierno ya está aquí y con la llegada del frío, las temperaturas comienzan a bajar, aumentando las posibilidades de tener dolor de garganta, tos, catarro y otras afecciones que se agudizan en esta época del año.

 Los usamos frente a resfriados, faringitis, tos y otras afecciones, pero de verdad sirven para algo y sobre todo, ¿son realmente saludables? Otros remedios y soluciones

Para calmar estas molestias lo primero que solemos hacer es acudir a la farmacia a por caramelos de mentol, miel o limón pensando que así podremos eliminar esas molestas asperezas y carraspeos.

Se dice que suavizan la garganta y cuidan la voz, protegiéndonos de infecciones y afonías. Pero debemos preguntarnos si son saludables, si surten efecto y también, si los niños pueden tomarlos.

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de comprar caramelos para la garganta es esta: hay que comprarlos en la farmacia y es importante recordar que se deben chupar, ¡no los muerdas!

La oferta es amplia, puedes optar por el sabor que más te guste (limón, miel, salvia, cereza), pero los más saludables son aquellos sin gluten, lactosa ni azúcar.

En general, tienen un sabor fresco y agradable, pero no está de más que compruebes -leyendo sus componentes- que han sido elaborados artesanalmente a partir de extractos, aceites y aromas naturales.

Como, por ejemplo, los caramelos Em-eukal del Dr. C. Soldan, "los únicos con la banderita". Avalados por las más de tres millones de unidades vendidas en más de 20 países desde 1923.

La historia de los caramelos Em-eukal del Dr. C. Soldan se remonta al año 1899, cuando el farmacéutico alemán Carl Soldan desarrolló en su farmacia medicinal, situada en la ciudad de Núremberg, las primeras recetas de caramelos para la tos al introducir una combinación de mentol y eucalipto, hasta el momento muy poco habitual.

Siempre es aconsejable acudir al doctor al sentir las primeras molestias, aunque por supuesto podemos tratar de aliviar el dolor con remedios naturales que no agredan nuestro organismo, además de tomar otras precauciones como ponernos cuello alto o bufanda.

Estos son los remedios caseros más comunes que pueden ayudarte a sentirte mejor:

- Realizar gárgaras con agua con sal en la siguiente proporción: 1 cucharadita de sal (gruesa es mejor) en un vaso de agua tibia, unas 4 veces al día.

- Tomar abundante líquido.

- Hablar lo menos posible y no gritar.

- Beber leche tibia con miel

- Preparar una infusión de té de manzanilla con limón y miel.

- Consumir alimentos blandos y no condimentarlos.

- Masticar muy bien y despacio antes de tragar.

No hay comentarios:

Sigueme en tu Email