Katie Newell : La británica que sufre neurofibromatosis, la enfermedad del «hombre elefante»|Enfermedades y Sindromes

Amplio resumen de las enfermedades y sindromes más raras que existen en nuestro planeta.

viernes, 13 de enero de 2012

Katie Newell : La británica que sufre neurofibromatosis, la enfermedad del «hombre elefante»

                                              

Katie Newell tiene 18 años y sufre la enfermedad del «hombre elefante». Esta británica ha acudido junto a su madre Vanessa al programa de la televisión británica «ITV This Morning» para contar las consecuencias de la patología que padece.

La Neurofibromatosis es una enfermedad genética que causa múltiples tumores que pueden afectar al sistema nervioso. Normalmente no suelen ser cancerígenos pero provoca distrofias en los pulmones, en las articulaciones y en la cara.

Cuando Katie Newell tenía solo 15 meses de edad le diagnosticaron una enfermedad rara que causa tumores dolorosos que crecen en la mitad superior de su cuerpo, según publica «Daily Mail».

Sus padres no la podían alimentar de manera adecuada y los médicos les advirtieron de que era poco probable que sobreviviera y llegara a los cinco años de vida. Pero la valiente joven, que acaba de cumplir 18 años, luchó para salir adelante después de varias operaciones en Estados Unidos.
Un excesivo crecimiento de la piel

En declaraciones a la ITV, la adolescente de Chelmsford, reveló que tuvo una infancia difícil, ya que su grave enfermedad había provocado que su cuerpo estuviese desfigurado.

«Fue difícil cuando los niños susurraban sobre mi aspecto al cruzarse conmigo por la calle», confiesa. «El problema en mis pulmones me afecta a la hora de caminar. Me canso mucho», cuenta la británica.

Se cree que Joseph Merrick, conocido también como el «Hombre Elefante», sufría neurofibromatosis como Katie Newell, junto con el síndrome de Proteus, que causa un crecimiento excesivo de la piel, entre otros síntomas.

Su madre Vanessa, quien sufre una forma muy leve de la misma enfermedad, dijo: «Cuando cumplió cinco años nos dimos cuenta de que teníamos que hacer algo, en lugar de esperar a que muriera, así que recaudamos fondos para poder viajar a Estados Unidos donde fue intervenida. Por suerte, Katie es muy terca y una gran superviviente», confiesa su madre.

No hay comentarios:

Sigueme en tu Email