Los riesgos del blanqueamiento dental exprés|Enfermedades y Sindromes

Amplio resumen de las enfermedades y sindromes más raras que existen en nuestro planeta.

lunes, 2 de enero de 2012

Los riesgos del blanqueamiento dental exprés

                                 

Hay centros que ofrecen tratamientos blanqueadores con tarifas que oscilan entre los 29,90 y los 149 euros. El más barato dura apenas 15 minutos; el más caro comprende tres sesiones de 20 minutos e incluye “fijador de larga duración” y “pasta dental blanqueadora”. Someterse a cualquiera de ellos es muy simple. Basta con “no estar embarazada, no ser menor de edad y no estar bajo tratamiento médico con tetraciclina”, según advierten los centros.

¿Cuidado médico o estético?

El procedimiento consta de tres pasos: el primero es elegir, a partir de una suerte de pantone de diferentes tonos de blanco, el que más se acerca al color original de los dientes del cliente. Después, se le hace una limpieza dental rápida y se le introduce un bucal relleno de gel blanqueador, que debe llevar puesto mientras se expone a la luz azul electroluminiscente (LED).

Finalmente, se evalúa el nuevo tono dental, con el que la persona podrá disfrutar “de su nueva sonrisa”, tal y como dice la web www.puntosonrisa.es.

Todo parece muy fácil, pero ¿debemos confiar en unos comerciantes que no tienen formación ni están dirigidos por dentistas? “Desgraciadamente, algunos no verifican si la persona está bajo tratamiento bucal; de hecho, no tienen el derecho de examinar a la persona”, se lamenta Evelyne Rattier, cirujano-dentista francés que deplora, sobre todo, la falta de información y de profesionalismo.

“El problema es que este tipo de sitios banalizan los cuidados dentales. Blanquear no basta. Tener los dientes blancos pero las encías dañadas puede provocar que éstos se desencarnen. Temo que las visitas al dentista, escasas de por sí, se reduzcan aún más”, admite el especialista.
Que el blanqueamiento esté contraindicado únicamente en menores, embarazadas y personas bajo tratamiento con tetraciclina es otro de los aspectos que crispa a los dentistas. “¿Quién tiene la competencia para establecer indicaciones o contraindicaciones?”, se pregunta el doctor Moutarde, secretario general de la Orden Nacional de Cirujanos-Dentistas de Francia (ONCD). “El blanqueamiento es un acto médico inscrito en la Clasificación Común de los Actos Médicos (CCAM)”, agrega.

Productos peligrosos

Otro tema que preocupa a los profesionales es el gel que utilizan estos centros para blanquear los dientes. Una directiva europea del 21 de septiembre de 2011 estipula que los productos que contienen hasta un 0,1% de peróxido de hidrógeno, comúnmente llamado agua oxigenada, serán de venta libre, pero los que contengan entre un 0,1% y un 6% sólo estarán disponibles tras un examen clínico y una primera aplicación realizada por un cirujano-dentista.

El uso de agua oxigenada es un asunto polémico. Según algunos centros de blanqueamiento, “el gel no dañaría los dientes ni el esmalte y su aplicación no duele ya que el gel no contiene peróxido de hidrógeno, sino perborato de sodio”. “Falso”, replican desde la ONCD.

Y explican el porqué de su afirmación: “Cuando el perborato de sodio, agente blanqueador que encontramos en los detergentes y lejías, se mezcla con agua, genera peróxido de hidrógeno en concentraciones que pueden alcanzar hasta el 35%”. Pero los centros de blanqueamiento se defienden alegando que “si no actuaran de conformidad con la ley, ya se habrían visto obligados a cerrar”.

Contraindicaciones del peróxido de hidrógeno

Sea peróxido de hidrógeno, peróxido de carbamida o perborato de sodio, el principio activo es el mismo, alertan los dentistas. “Estos productos contienen o liberan peróxido de hidrógeno, que tiene un enorme poder oxigenante y que permite descolorar una sustancia con color”, agregan. Lo que les preocupa especialmente son las lesiones irreversibles que pueden aparecer como resultado de la concentración elevada y el uso repetido de peróxido

. Así, puede haber hipersensibilización de los dientes, alteración del esmalte –y en consecuencia desgaste prematuro y fragilización de los dientes–, e irritación de las mucosas.
Por estos motivos, los dentistas amplían el listado de contraindicaciones que hacen los centros y desaconsejan someterse al tratamiento si se tienen dientes cariados, lesiones por desgaste o abrasión, hipersensibilidad y obturaciones voluminosas o no localizadas

En cuanto a los resultados estéticos, las opiniones difieren. Algunos salen con una sonrisa “hiperblanca” y otros o no notan la diferencia o hablan de una “mala” experiencia. Hay a quienes el sistema LED les irrita la garganta y las cuerdas vocales. Y otro tanto ha terminado con las encías abrasadas por culpa del gel, que se salió de la férula bucal. El resultado es que no pudieron cepillarse los dientes durante 15 días ni comer alimentos ácidos durante una semana.

No hay comentarios:

Sigueme en tu Email